Κόραι (αἱ): fem. pl.

Publicado: · Comentarios: 3

Alguien me ha quitado hoy sin avisar a las chicas de segundo. Decidido a montar una nueva guerra de Troya he salido a la puerta, donde me han sorprendido, con igual intensidad, el sol de mayo y un reguero esporádico de muchachas posadas en la hierba.

Y acude disciplinada la memoria en mi ayuda (“Á…, Án…, Ángel…”) hasta dar con ello: Ángel González, Palabra sobre palabra, (ISBN 84-322-3861-9) página 247 y siguiente.

Empleo de la nostalgia

Amo el campus
universitario,
sin cabras,
con muchachas
que pax
pacem
en latín,
que meriendan
pas pasa pan
con chocolate
en griego,
que saben lenguas vivas
y se dejan besar en el crepúsculo
(también en las rodillas)
y usan la coca cola como anticonceptivo.
(…)

Y sigue el poema, con una versificación a tres voces endiablada que me costaría dolores reproducir aquí [ops, aquí está, en la red por supuesto].

Si pregunta por mí la policía religiosa, di que no soy yo, que hace años que el pez volvió al mar y ya nunca se supo, que anda entre constelaciones apacentando, inocente de todo, estrellas o niños (ayer la estrella mayor brilló: “Papá, tú eres mi preferida persona” dijo, y nadie más se dio cuenta).

Categorías Libros, Varia

Comentarios

  1. Ἰήσους

    ...Volverá, terca, la memoria
    una vez y otra vez a estos parajes,
    lo mismo que una abeja
    da vueltas al perfume
    de una flor ya arrancada:
    inútilmente…

  2. JoseAngel

    Hombre, Iesous, no eches sal en la herida…!

  3. Andra Babici

    En aquellos tiempos yo era una de las chicas del segundo [éramos tantas, que si faltaba Andrea me quedaba yo sola con el profe’ :), y, claro, me tocaba a mi corregir los deberes, leer y traducir el texto, vamos, todo, todo y todo], pero no recuerdo quién y porqué te nos han quitado. Acerca de los versos de Ángel Gonzalez (a quien se nota que has leído mucho y lo admiras lo bastante como para que te venga a la memoria en tan diversas y frecuentes ocasiones), voy a intentar traducir aqui 4 versos que un compañero de instituto le escribió a mi madre en el álbum de fin de curso (era el último curso de instituto)…

    Pasarán los años como pasan vientos devastadores por el mundo
    Y nos olvidaremos los unos de los otros y ni siquiera nos acordaremos de los nombres
    Pero en algún lugar brillando quedará un recuerdo
    Guardando la incandescencia de la edad cuando lloramos al despedirnos

Escribe debajo tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. Tienes que previsualizar tu comentario antes de enviarlo definitivamente.





← Anteriores Posteriores →