Etimología de Oncineda

· Categoría · Comentarios: Ninguno

Andaba mirándome el mapa del Instituto Geográfico Nacional que he enlazado en la página Estella de Wikipedia y me he dado con el paraje de Oncineda. No sé por qué, se me ha ocurrido investigar su etimología y ha sido coser y cantar. Y aquí la traigo, porque no es la que muchos parecen dar por hecha.

Oncineda parece una corrupción de un supuesto *Encineda o bosque de encinas. Pero en etimología que una solo vocal no encaje es razón suficiente para sospechar, y para descartar una etimología si se encuentra otra mejor. Movido de esa sospecha le he preguntado a Google si encuentra algo que me cuadre, y me ha dicho que sí, que Oncina de la Valdoncina en León, sin ir más lejos. Lo bueno es que la etimología de ese topónimo ya está identificada a la perfección. Viene del latín uncus ‘gancho’, que da un adjetivo femenino uncina ‘curvada, ganchuda’ que puede referirse a un camino, a una villa o a un río curvado y puede convertirse en un sustantivo ‘curva’. La explicación le viene a Oncineda que ni pintada, porque el topónimo nombra al paraje que está al otro lado del río, más allá de la curva pronunciada que traza el río Ega en Los Llanos.

Para entender la adición del sufijo -eda, solo queda suponer que, una vez dejó de usarse como nombre común el término uncina ‘curvada’, los hablantes entendieron que el topónimo Oncina era una forma deformada del término encina, y como no habría una sino muchas en el lugar, como ocurre hoy en toda la comarca de Tierra Estella, lo convirtieron en bosque añadiendo el sufijo -eda que se usa en «fresneda», «pineda», etc.

Recoge José María Jimeno Jurío en su artículo «Estella/Lizarra. Toponimia» estas variantes documentadas: Olzineda (1287); Onzineda, Oncineda (C.m.a.: 1524); Honçineda (1673); Oncinera (1674); Onçineda junto a la Cruçijada (1674); Onceneda (1675). Solo la primera supone una dificultad: la /l/ sugiere que el topónimo deriva del latín vulgar ilicina ‘encina’, un derivado tardío del latín clásico ilex. Pero la presencia desde el principio del sufijo -eda indica que la confusión de oncina ‘curva’ con encina —si es que la hubo, ojo— ya había ocurrido en época medieval.

Digo yo.

Artículos relacionados

Comentarios

Actualmente no hay comentarios a este artículo.

Escribe debajo tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. Tienes que previsualizar tu comentario antes de enviarlo definitivamente.





← Anteriores Posteriores →