Go to content Go to navigation Go to search

Ardiente Helena

6 diciembre 2012 · Clásicas

Tantos años con el nombre de Helena entre nosotros, y no me había dado cuenta hasta ahora de que el suyo es un nombre parlante: ἑλένη según Hesiquio significa “antorcha”, y es una variante de ἑλάνη “manojo y/o antorcha de cañas”. ¿Es sólo una coincidencia? No creo, por lo que sigue.

Los marinos griegos de la antigüedad llamaban así, Ἑλένη o ἑλένη (“Helena” o “antorcha”, con mayúscula o minúscula), a un único fuego de San Telmo que aparecía ocasionalmente en lo alto del mástil de un barco inmerso en una tormenta eléctrica. Podemos pensar que los marinos usaban el término exclusivamente en su acepción de “antorcha” porque ese fenómeno eléctrico tiene el aspecto de un fuego. Pero el caso es que, según la misma información de Plinio (Historia natural II.101), cuando los fuegos de San Telmo eran dos los llamaban los Dioscuros, es decir, Cástor y Pólux, precisamente los hermanos de Helena por parte de padre y madre. Vamos, que fueran uno o dos, para los griegos los tales fuegos eran hijos de Zeus y Leda y Tindáridas, de los Tindáridas de Esparta de toda la vida.

Así que Ἑλένη y ἑλένη no deben ser un caso de homofonía, sino de personificación, por lo que debemos entender que según el mito “Paris raptó a Antorcha y luego…”. Y luego ardió Troya, claro. Es que estas cosas hay que pensárselas muy bien antes, Paris, bonito.

Menelao desiste de matar a Helena, cratera de figuras rojas (Museo del Louvre G424).

Menelao desiste de matar a Helena impresionado por su belleza (la flanquean Afrodita y Eros). Cratera de figuras rojas, Museo del Louvre G424. Fuente: Jastrow en Wikimedia Commons (dominio público).

Añadido 8/12/2012. Más leña al fuego. Resulta que, según el poeta épico tardío Trifiodoro, Helena agitando precisamente una antorcha hizo señas a los aqueos expectantes de que las puertas de Troya iban a ser abiertas por los guerreros emboscados en el caballo:

αὐτίκα δ’ Ἀργείοισιν Ἀχιλλῆος παρὰ τύμβον
ἀγγελίην ἀνέφαινε Σίνων εὐφεγγέι δαλῷ.
παννυχίη δ’ ἑτάροισιν ὑπὲρ θαλάμοιο καὶ αὐτὴ
εὐειδὴς Ἑλένη χρυσέην ἐπεδείκνυτο πεύκην.

Inmediatamente Sinón, junto a la tumba de Aquiles,
hizo brillar la señal para los Argivos con muy luminosa tea,
y durante toda la noche, desde lo alto de su habitación, también la propia
Helena, la hermosa, mostraba a sus compañeros la dorada antorcha.
Trifiodoro, La toma de Ilión 510 y ss.

---

Otros artículos de la categoría

---

Comentarios

  1. Me gusta esta entrada. Ya se sabe que la etimología de los nombres propios de personajes tan conocidos como Helena siempre es complicada, como la de los teónimos o la de los topónimos. La historia de cada uno de estos nombres es larga en el tiempo.
    Es un comentario muy interesante. Sólo añadiré que en el DELG se relaciona el nombre de Helena con el de una planta que parece derivado de él: ἑλένιον, s.v. Esta palabra aparece en Hesiquio también, γέλενος. Como en algunas inscripciones laconias arcaicas el nombre de Helena se escribe ϝελενα, me inclino más a favor de esta segunda opción. Pero en este tipo de nombres, las etimologías populares son frecuentes, y no la descarto en este caso: me gusta la relación con ‘antorcha’ y el fuego de S. Telmo.

    — Araceli · 7 diciembre 2012, 12:15 · #

  2. Gracias, Araceli, por tu comentario y bienvenida a este blog. Me he permitido introducir un enlace en tu referencia al Dictionnaire étymologique de la langue grecque de Pierre Chantraine por orientar al lector más despistado. Χαῖρε.

    pompilo · 8 diciembre 2012, 00:05 · #

  3. Un gran post…la verdad es que yo me llamo Helena y he encontrado el blog por casualidad jajaj. No sabia el significado de mi nombre y seguro que ahora ya no lo olvzido…gracias profesor de griego…un saludo…

    Helena - recuperación de datos y nombres · 12 febrero 2013, 12:31 · #

  4. Acabo de descubrir casualmente que en las actas del penúltimo congreso de dialectología griega de Atenas hay un artículo dedicado al nombre de Helena. Es bastante denso y largo, pero en él se insiste mucho en la asociación de Helena con el fuego y las estrellas aunque finalmente no se aporta ninguna etimología.
    Si no me equivoco, no se dice nada en él del fuego de S. Telmo ni se aporta la cita de Trifiodoro. Creo que a la autora le habría gustado conocer ambas cosas.
    N. Lanérès, L’harpax de Therapne ou le digamma d’Hélène”
    ‘Meletemata’ 52, Atenas 2007.

    — Araceli · 18 febrero 2013, 15:44 · #

  5. Gracias, Araceli. Me pongo como tarea contactar con ella, aunque me sorprende mucho que no conozca este significado; al fin y al cabo mi fuente es el Liddell s.v. ἑλένη, y no hay fuente más obvia.

    pompilo · 20 febrero 2013, 23:39 · #

|