@perezreverte, escríbete algo

· Enseñanza · Comentarios: 2

Leo que 200 niños, convenientemente manipulados por sus mayores (la aclaración y la mala leche son mías), han dado a luz el llamado Manifiesto de Santander. Entre las perlas del manifiesto de los mayores que se expresan impostando la voz de los menores a su cargo, me subleva esta, mal redactada para más inri:

Fomentar la mediación en los casos de acoso escolar, escuchando a ambas partes, tanto la del acosador como la del que ha sufrido el acoso.

Otra vez la maldita —cobarde, calculada— equidistancia. Digo yo que, cambiando objetos y sujetos, la misma recomendación sirve para otros conflictos, tales que: “Fomentar la mediación en los casos de violación, escuchando a ambas partes, tanto al violador como a la víctima de violación”. O bien, y esta se la regalamos a Amnistía Internacional, que lo agradecerá a buen seguro: “Fomentar la mediación en los casos de tortura, escuchando a ambas partes, tanto al torturador como a la víctima de las torturas”.

En caso de acoso escolar, como de violación o tortura, lo prioritario es detener el acoso, la violación y la tortura, protegiendo a la víctima del victimario, en segundo lugar atender a la víctima y promover su recuperación y, en último lugar, hablar con el agresor e intentar curarlo de sí mismo. Es cierto que, en el acoso escolar, el agresor también es un niño sujeto de derechos, como el violador y el torturador son personas y sujeto de derechos, pero la necesidad de ayuda de unos y otros no son comparables en absoluto. En caso de no tener claras las prioridades, el riesgo es obvio: el desamparo de la víctima que, por lo pronto, acaba ocupando el último lugar en la frase “…escuchar a ambas partes, tanto al acosador como a quien ha sufrido el acoso”. ¡Qué gran delator el lenguaje, qué transparente!

Hacemos mal en llamarlo “corrección política” cuando su nombre real es “cálculo político”: los acosadores, varios, acostumbran a ser más que la víctima, una, y por eso son muchos más los padres de acosadores con derecho a voto en el consejo escolar, en la junta de distrito, en las elecciones municipales… y no es cuestión de que se enfaden y perdamos sus votos.

Por cierto, que unos niños mentalmente sanos lo que piden, si les dejan sueltos, es más recreo, más vacaciones, más videojuegos con más sangre, más tele, más grasas trans, más chuches… Anda, @perezreverte, escríbete algo.

Añadido 2/12/2016. Quien tenga un rato puede oír una excelente conversación sobre abusos sexuales en la infancia con Margarita García Marqués, de ASPASI, y Alicia en Mágica Vida 31 (minutos 11 a 54). Más que una gran profesional, probablemente una mujer sabia.

Comentarios

  1. JoseAngel

    Modo Pérez-Reverte on.

  2. Elena

    Συμφωνώ

Escribe debajo tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. Tienes que previsualizar tu comentario antes de enviarlo definitivamente.





← Anteriores Posteriores →