Mudanza

Publicado: · Comentarios: 5

En su sentido viejo de “cambio de cualquier naturaleza” esta palabra me parece preciosa; los filólogos somos así. La mudanza es la de este blog. Lo inauguré el 19 de noviembre de 2004 y fue, en palabras de Paco Cortés, el primer blog clasicista en español. Se alojó de primeras en blogspot.com y se pretendió anónimo para largar a gusto, aunque mi proverbial torpeza me descubrió a la primera de cambio.

Entonces me divertía, y creo que también se divertían hollando conmigo esta terra ignota del internet mis cinco lectores de entonces. Los contaba literalmente con los dedos de una mano. He acabado conociéndolos personalmente a todos ellos, y ése es, lo reconozco agradecido, el mayor regalo que me dio este diario esporádico.

Pero, como emanación que es de quien lo escribe, un blog pervivirá o mudará como lo haga su mantenedor. Y en ésas estamos, de mudanza. Por más que me rebusco en las entretelas, ya no me pide el cuerpo escribir en clasicista. Más aún cuando el patio anda sobradamente servido de entusiasmo que cien años les dure: me refiero, por supuesto a los blogs de Χείρων·Chiron. Como dice el viejo amigo Carlos, “Suerte, compañeros”. Para todos ellos esta breve recomendación de Séneca, que en su día me hice a mí mismo y convertí en lema autoflagelatorio de mi blog. En español esta vez, porque de la pedantería me estoy quitando.

¿A cuántos su elocuencia y su interés diario por dar muestra de inteligencia les deja exangües!
Séneca, Sobre la brevedad de la vida II.4 (trad. Carmen Codoñer; ISBN: 8430943692).

No muere este blog. Pero, en tanto que ha dejado de ser un blog clasicista, desaparece de la lista de Χείρων·Chiron. Ahora que lo pienso, no sé si pedir la baja o borrarme yo mismo.

No muere este blog, al menos no por ahora, pero se repliega sobre sí mismo y regresa a su oscuro y modesto origen: los cuatro o cinco lectores cercanos que le corresponden por naturaleza. Sea, pues, y alea iacta y todo eso que solía…

Nonada. Con ánimo introspectivo repaso mis últimos artículos y compruebo que el punto de inflexión se halla tras este Cuando muere un blogger. Me costó dos meses volver a publicar y para entonces ya sabía que algo había ocurrido. ¿Y eso qué? Pues nada.

Categorías Varia

Comentarios

  1. Ana

    Me duele no ver a Pompilo encabezando la lista de Chiron, ¿era necesario eliminarlo? Siento su pérdida insustituible, espero que no sea para siempre y que podamos volver a leer tus aladas palabras sobre lo clásico. De las demás, no dudes que seguiremos buscándolas en algún periplo, entre los brazos de Eros, bajo las sombras de un shadouf o donde te lleven tus pensamientos enredados.

    Una de tus fieles.

  2. Carlos Cabanillas

    Tengo la suerte de contarme entre esos cinco lectores que te seguimos desde el principio, y que te seguiremos hasta el final.
    Clásico: Dicho de un autor o de una obra: Que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia. RAE 3
    Para mí, sin duda, este es el primero y mejor blog clásico.
    Salutem.

  3. elena

    Pues qué pena… Todo sea por la ansiada mudanza.

  4. Mono Gramático

    A veces las mudanzas son para bien y para mejorar, así que espero que la pérdida, cierre y abandono se suplan con creces con la novedad, el cambio y la voluntad.
    Para mí, aparte de modelo, como ya han comentado otros colegas, lo mejor es el amigo. Un saludo y hablamos. Feliz 2009

  5. Olga

    Pues parece que andamos todos de un humor parecido. Opino como tú y creo que lo importante no es tanto el medio de expresión que usemos sino nuestra libertad de expresarnos por el medio que queramos… o de no expresarnos en absoluto.
    Lo bueno de los clasicistas es que aunque no hablemos directamente de los contenidos de nuestras materias (si es que queda algo de eso), siempre hablamos desde un punto de vista crítico, reflexivo, alimentado por el mejor de los sustratos culturales.

Escribe debajo tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. Tienes que previsualizar tu comentario antes de enviarlo definitivamente.





← Anteriores Posteriores →