María Moliner no se equivocaba

Publicado: · Comentarios: 1

Solemos llamar María Moliner, con el nombre de su autora, al Diccionario de uso del español. Gracias a Wikipedia me entero de que hay varias ediciones de este diccionario: la edición original escrita y editada en vida de la autora, agotada hace años, y unas segunda y tercera ediciones publicadas tras su muerte con numerosos cambios debidos a otras manos. Leo que los herederos han litigado con la editorial a cuenta de estas ediciones espurias, no sé si por la integridad de la obra, por dinero o por ambos.

La primera edición, la fetén, no incluía las voces kuros y kore, pero se metieron con calzador en las ediciones siguientes, y se metieron mal. Kurós y koré dice la versión electrónica, y dice que porque vienen del griego ya agudas:

kurós (del gr. kourós, hombre joven)
koré (del gr. koré, mujer joven)

Una colleja había que meterles a estos lexicógrafos anónimos que no saben leer griego: κοῦρος y κόρη son llanas de toda la vida. Manolete, si no sabes deletrear, ¿pa qué te metes?

Bueno, pues que los chicos/as de Wikipedia se lo creyeron y pusieron toda la wiki perdida de kurós y korés agudos. Y en esas ando, de limpieza. ¡Anda que no hay faena! A ver si un bibliotecario de WP:ES me cree y traslada Kurós a Kuros, que les mosquea que yo diga que María Moliner se equivocaba, cuando lo que yo digo es que María Moliner no se equivocaba.

Por cierto, que cualquier excusa es buena para traer a colación esta foto del usuario de Wikimedia Commons Tetraktys: un primerísimo primer plano lateral de un kuros, el famoso Diadúmeno “el que se ciñe (la cinta a la cabeza)”. Las manchas de la piedra hasta parecen pelusilla de un mal afeitado. ¡Qué belleza!

Primer plano lateral del Diadúmeno
Foto: Tetraktys. Licencia CC by-sa 3.0.

Añadido 22/12/2015. Finalmente el bibliotecario Metrónomo me creyó e hizo el traslado correspondiente. Lo que me llamó la atención fue la herramienta de Google que usó para comprobarlo: aquí Google Books compara las apariciones de “kuros” y “kurós” en los libros de su base de datos editados en español el siglo XX. Incontestable.

Categorías Clásicas

Comentarios

  1. JoseAngel

    Poco se parecen a las estatuas los griegos de ahora. Pero psá, vete a saber los de entonces.

Escribe debajo tu comentario. Los campos marcados con * son obligatorios. Tienes que previsualizar tu comentario antes de enviarlo definitivamente.





← Anteriores Posteriores →