Go to content Go to navigation Go to search

Quousque tandem…

7 febrero 2013 · Clásicas

Quousque tandem abutere, Sandra, stuporis facultate nostra? Petasus!

Página índice de la web Sunt lacrimae rerum de Sandra Romano Martín

Comentarios

---

Aaron Swartz se ha suicidado

15 enero 2013 · Red

Aaron Swartz, programador y activista de internet, fue uno de los creadores de los RSS y colaboró en el diseño de las licencias Creative Commons y en la creación de la Open Library. El 11 de enero de 2013, con sólo 26 años se ha suicidado, cuando iba a enfrentarse a un juicio por violación de derechos de autor en el que podía haber sido condenado a pagar una multa de 4,5 millones de dólares y a una pena de hasta 50 años de cárcel. Aaron Awartz tenía, además, un carácter depresivo.

Entre 2010 y 2011 Aaron Swartz aprovechó una estancia en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) para descargar millones de artículos y documentos de la base de datos documental JSTOR, supuestamente con el ánimo de compartirlos en las redes de intercambio gratuito de archivos. El sitio JSTOR contiene millones de artículos científicos publicados en revistas académicas, principalmente anglosajonas. Aunque la sociedad editora carece de ánimo de lucro, la descarga de artículos para el público general es de pago. Sin ir más lejos, doce dólares (12) cuesta descargarse este articulito de cuatro páginas, a tres euros la página: Samuel E. Mark: “Odyssey 5.234-53 and Homeric Ship Construction: A Reappraisal”. American Journal of Archaeology Vol. 95, No. 3 (Jul., 1991), pp. 441-445. Es cierto que no pagan los miembros de muchas universidades e instituciones, pero sólo porque su universidad o institución lo hace por ellos, o porque éstas han suscrito un acuerdo con JSTOR de intercambio de publicaciones.

Primera página de un artículo científico distribuido por JSTOR.

Este suceso se inscribe en la polémica por el acceso al conocimiento a través de internet. Mientras que la investigación privada y la investigación con fines militares produce habitualmente conocimientos orientados a la competencia y el lucro, y protegidos a menudo mediante el secreto, la investigación financiada con fondos públicos que se genera en las universidades y se publica en las revistas académicas, tradicionalmente se ha difundido de forma generosa y se ha publicado sin cortapisas. El ciudadano que ahora compre por descargar un artículo de JSTOR lo habrá pagado dos veces: la primera vez mediante los impuestos que han sufragado el sueldo del investigador y la edición de la revista académica en formato papel (edición a menudo deficitaria), la segunda comprándolo en PDF a través de internet. Es ésta una polémica viva que ha producido, esta vez, un efecto colateral trágico e imprevisible.

Contribuyo al debate colgando aquí, para su descarga gratuita y sin ánimo de lucro por mi parte, un artículo científico distribuido por JSTOR sobre las llamadas “sartenes” cicládicas de la Edad de Bronce:

John E. Coleman: “‘Frying Pans’ of the Early Bronze Age Aegean”. American Journal of Archaeology, Vol. 89, No. 2. (Apr., 1985), pp. 191-219.

Añadido 26/01/2013. Me entero tarde de la existencia de la Declaración de Berlín sobre el acceso abierto al conocimiento en Ciencia y Humanidades de 2003, a la que se han adherido cientos de instituciones de todo el mundo. Es el camino.

Añadido 12/02/2013. Leo en el NYT un artículo en el que Mike Winerip critica la actitud de Aaron Swartz con estas palabras: “Llevo tiempo viendo a numerosos periodistas, autores, músicos, artistas, correctores de textos, agentes y editores de talento perder su medio de vida en nombre de la información libre”. Pero este no era el caso. Las revistas académicas, que es el contenido que almacena JSTOR, no pagan derechos de autor, porque supuestamente las ediciones son tan menesterosas que sólo alcanzan a cubrir gastos de edición, impresión y distribución; además se da por supuesto que el académico rentabiliza económicamente tales publicaciones en forma de méritos, notoriedad, ascensos, carrera profesional en suma.

Comentarios [4]

---

Ὅσον ζῇς, φαίνου…

21 diciembre 2012 · Clásicas

Reza el epitafio de Sícilo del siglo I d.C.:

Ὅσον ζῇς, φαίνου,
μηδὲν ὅλως σὺ λυποῦ·
πρὸς ὀλίγον ἐστὶ τὸ ζῆν,
τὸ τέλος ὁ xρόνος ἀπαιτεῖ.

Mientras vivas, brilla,
no sufras por nada en absoluto.
La vida dura poco,
el tiempo reclama su tributo.

Texto del epitafio de Sícilo

Y aquí se puede oír cantado por Marcus Harvey (también se puede descargar):

Comentarios

---

Ardiente Helena

6 diciembre 2012 · Clásicas

Tantos años con el nombre de Helena entre nosotros, y no me había dado cuenta hasta ahora de que el suyo es un nombre parlante: ἑλένη según Hesiquio significa “antorcha”, y es una variante de ἑλάνη “manojo y/o antorcha de cañas”. ¿Es sólo una coincidencia? No creo, por lo que sigue.

Los marinos griegos de la antigüedad llamaban así, Ἑλένη o ἑλένη (“Helena” o “antorcha”, con mayúscula o minúscula), a un único fuego de San Telmo que aparecía ocasionalmente en lo alto del mástil de un barco inmerso en una tormenta eléctrica. Podemos pensar que los marinos usaban el término exclusivamente en su acepción de “antorcha” porque ese fenómeno eléctrico tiene el aspecto de un fuego. Pero el caso es que, según la misma información de Plinio (Historia natural II.101), cuando los fuegos de San Telmo eran dos los llamaban los Dioscuros, es decir, Cástor y Pólux, precisamente los hermanos de Helena por parte de padre y madre. Vamos, que fueran uno o dos, para los griegos los tales fuegos eran hijos de Zeus y Leda y Tindáridas, de los Tindáridas de Esparta de toda la vida.

Así que Ἑλένη y ἑλένη no deben ser un caso de homofonía, sino de personificación, por lo que debemos entender que según el mito “Paris raptó a Antorcha y luego…”. Y luego ardió Troya, claro. Es que estas cosas hay que pensárselas muy bien antes, Paris, bonito.

Menelao desiste de matar a Helena, cratera de figuras rojas (Museo del Louvre G424).

Menelao desiste de matar a Helena impresionado por su belleza (la flanquean Afrodita y Eros). Cratera de figuras rojas, Museo del Louvre G424. Fuente: Jastrow en Wikimedia Commons (dominio público).

Añadido 8/12/2012. Más leña al fuego. Resulta que, según el poeta épico tardío Trifiodoro, Helena agitando precisamente una antorcha hizo señas a los aqueos expectantes de que las puertas de Troya iban a ser abiertas por los guerreros emboscados en el caballo:

αὐτίκα δ’ Ἀργείοισιν Ἀχιλλῆος παρὰ τύμβον
ἀγγελίην ἀνέφαινε Σίνων εὐφεγγέι δαλῷ.
παννυχίη δ’ ἑτάροισιν ὑπὲρ θαλάμοιο καὶ αὐτὴ
εὐειδὴς Ἑλένη χρυσέην ἐπεδείκνυτο πεύκην.

Inmediatamente Sinón, junto a la tumba de Aquiles,
hizo brillar la señal para los Argivos con muy luminosa tea,
y durante toda la noche, desde lo alto de su habitación, también la propia
Helena, la hermosa, mostraba a sus compañeros la dorada antorcha.
Trifiodoro, La toma de Ilión 510 y ss.

Comentarios [5]

---

La trirreme como pez espada, el espolón griego de tres láminas y la letra ξῖ

4 diciembre 2012 · Clásicas

Escribí esta fruslería (divertimento o, por decirlo en latín, nuga) hace ya un año, y quedó como por un despiste arrinconada entre archivos acumulando —por citarme a mí mismo— polvo de bits. La saco hoy a la palestra para que la tundan a base de bien, a ver si resiste la prueba de la verdad; aunque se da por bien empleada con que alguien la lea. La tesis principal es bonita: dice que el espolón de tres láminas griego, tan peculiar, es un a modo de punzón que pretende dibujar en su plano frontal… Pero mejor callo. ¡Letra va!

Dibujo desde distintas vistas del espolón de Athlit

  • La trirreme como pez espada, el espolón griego de tres láminas y la letra ξῖ
    Artículo breve que sostiene que los antiguos griegos concebían la trirreme como un pez espada y la decoraban en consecuencia; ello explica además la forma tan caracterísitica del espolón griego de tres láminas. Tamaño: 342,54kB. Descargas realizadas: 696.
  • Comentarios

    ---