· Categoría · Comentarios: 2

Hace ya casi cuatro años me propuse, como escribí en Μία παροιμία καθ᾽ἡμέραν, traducir al español los 366 refranes griegos incluidos en el Greek Proverbs Widget de Laura Gibbs, de la Universidad de Oklahoma. Como no tenía fecha de entrega, me lo he tomado con calma, pero ya está hecho. Contra mi intención inicial no ha sido una traducción colaborativa, porque nadie se apuntó. No todos los vicios son transferibles.

Para quien no lo conozca, el widget es un pequeña pieza de código escrito en lenguaje javascript que muestra, para cada día del año o aleatoriamente, un refrán griego de los muchos recopilados por el bizantino Miguel Apostolio en su Colección de refranes. En la versión de Laura Gibbs, a la forma original le sigue su traducción al latín. Esto para mí es un inconveniente serio: puede hacer gracia al clasicista que maneja y quiere perfeccionar ambas lenguas, pero supone una dificultad añadida y echará para atrás a quien tenga curiosidad de conocer el refrán y de paso aprender un poco de griego. Una vez traducido al español, la colección de refranes queda mucho más asequible, tal que…

[?]

Cuelgo aquí el material y las instrucciones para usarlo en una página web. Por la parte que me toca (la traducción al español), no pongo inconveniente en que se use, siempre que se reconozca la autoría (basta con no eliminar el enlace a esta página web que lleva incorporado), y que no haya ánimo de lucro ni se haga una obra derivada; estas condiciones son revocables a mi voluntad.

Hágase así. Copiar y pegar el siguiente código javascript en el lugar de la página web en que queramos que aparezca el refrán. Este código no contiene el refrán, sino que llama a un archivo externo alojado en mi servidor, que contiene los refranes y su traducción, e introduce uno en la página. Hay dos versiones del código, que producen un resultado diferente: la primera muestra el refrán correspondiente al día del año en que estemos; la segunda muestra aleatoriamente uno distinto cada vez que se carga la página:

  • Refrán del día: <script type="text/javascript"> var display = " " </script><script type="text/javascript" charset="utf-8" src="http://blog.pompilos.org/js/greekproverbday-es.js"></script> <a href="http://blog.pompilos.org/archivo/un-refran-o-proverbio-griego-al-dia">[?]</a>
  • Refrán aleatorio: <script type="text/javascript"> var display = "random" </script><script type="text/javascript" charset="utf-8" src="http://blog.pompilos.org/js/greekproverbday-es.js"></script> <a href="http://blog.pompilos.org/archivo/un-refran-o-proverbio-griego-al-dia">[?]</a>

Traduciendo los 366 refranes me divertí y aprendí griego, sobre todo vocabulario. Me sorprendió de esta colección la cantidad de formas distintas que hay de disuadir a alguien de persistir en un empeño. Por ejemplo: Πέτρας σπείρεις «Siembras piedras» (15.100), Ὠὸν τίλλεις «Depilas un huevo» (1.99) —imagino que de ave—, Ἐν ἄμμῳ σχοινίον πλέκεις «Tejes un hilo con arena» (8.59), Εἰς τετρημένον πίθον ἀντλεῖς «Viertes en un cántaro agujereado» (7.84), Νεφέλας ξαίνεις «Trillas nubes» (13.66) y todo así. El equivalente de nuestra psicología positiva, o mala leche sin más.

También me sorprendió encontrar la versión original de refranes o proverbios conocidos: Ἐν τοῖς τόποις τυφλῶν λάμων βασιλεύει «En el país de los ciegos el tuerto es rey» (8.31), Μισῶ μνάμονα συμπόταν «Odio beber con quien recuerda» (13.10), Μία χελιδὼν ἐὰρ οὐ ποιεῖ «Una golondrina no hace verano» (13.14) o Πίθηκος ὁ πίθηκος, κἂν χρύσεα σύμβολα ἔχῃ «Un mono es un mono, aunque lleve medallas de oro» (16.17).

Manuscrito medieval con la fábula y un dibujo de un hombre saltando

Algunos son difíciles de entender, como Ἀυτοῦ Ῥόδος, αὐτοῦ καὶ τὸ πήδημα «Esto es Rodas, aquí ese salto» (4.98), que no se entendería de no ser porque Esopo (Chambry 51) refiere la anécdota del atleta bravucón; deliciosa la ilustración de la fábula en este manuscrito, que tomo por primera vez de una página web china. Y algunos sigo sin entenderlos, como Μέγα τὸ στομα τοῦ ἐνιαιτοῦ «La boca del año es grande» (12.76) o Κύων εἰς τόν ἴδιον ἔμετον «Un perro a su propio vómito» (11.67).

Confío en usar algún día, por último, los más sorprendentes: Ἐδίδαξά σε κυβισᾷν, καὶ σὺ βυθίσαι με ζητεῖς «Yo te enseñé a mear y tú quieres inundarme» (7.51), Ἕκαστος ἁυτοῦ τὸ βδέμα μήλου γλύκιον ἡγεῖται «A cada uno le parece su pedo más dulce que una manzana» (8.8) y, con diferencia el más bonito, Τὸ μὲν πῦρ ὁ ἄνεμος, τὸν δὲ ἔρωτα ἡ συνήθεια ἐκκαίει «El viento prende el fuego, y el roce el deseo» (19.4).

Χαίρετε, ὦ ἕταιροι.

· Categoría · Comentarios: Ninguno

El punto alto griego me tenía un poco mosqueado desde hace tiempo. Un compañero pregunta ahora qué tecla o combinación de teclas se usan en Linux —en Vitalinux en realidad— para escribirlo, así que he investigado un poco y… Vaya lío.

En Unicode el carácter se llama GREEK ANO TELEIA (U+0387). Aparentemente es un carácter como los otros, pero cuando uno lo escribe en Linux con la combinación de teclas que indican los manuales, o sea, activando el teclado griego politónico y después presionando AltGr+Q, sale un punto, sí, pero decepcionante: muy poco alto, más bien un punto medio.

Tiempo atrás pensé que algo hacía yo mal, o que los tipos de letra que usaba eran defectuosos, pero como uno no escribe en griego antiguo todos los días (yo tiendo más bien a copiar y pegar textos ya bien escritos por otros), no le di más vueltas. Cuando lo necesité recurrí al viejo truco de encontrar en internet uno (punto alto, signo lineal B o lo que uno necesite), copiarlo con Ctrl+C y pegarlo con Ctrl+V.

Ahora ya sé que yo no estaba haciendo nada mal. Como dicen los de HRI, «lo creas o no, la Organización de Estándares Griega (ELOT) olvidó incluir el semicolon griego (‘ano teleia’) en ELOT928 / ISO-8859-7». El caso es que, más adelante, los creadores de Unicode hicieron compatibles, es decir, equivalentes a efectos de teclado los caracteres GREEK ANO TELEIA U+387 o punto alto, y el MIDDLE DOT (U+00B7) o punto medio. Acabáramos. Una chapuza, tanto es así que, si buscamos con Google un punto alto tal que este ·, el buscador nos dirige a una página del Wiktionario en inglés de título impronunciable (¿cómo pussy se pronuncia un punto alto?) en la que aparecen como equivalentes el punto medio, el signo matemático de multiplicación, el punto combinado encima de una vocal y el punto alto griego… (más madera en el artículo Interpunct de Wikipedia en inglés). Pinta mal el asunto, pero tiene solución.

Hace años Dimitris Kikizas escribió un artículo clarificador e informadísimo cuyo título me ha hecho tanta gracia que se lo he copiado sin complejos: Άνω τελεία και άλλοι «δύσκολοι» χαρακτήρες σε Λίνουξ (en griego moderno δύσκολος significa ‘difícil’ sin más, pero ha dado el cultismo español «díscolo» que cuadra a este carácter tan escurridizo). Dimitris explica en su artículo cinco formas de escribir en Linux el punto alto, y me convence la tercera, que escribe velis nolis un punto alto de verdad, no un sucedáneo. Voy al grano: con el teclado español normal, presionar a la vez Ctrl+Shift+U; aparece una letra u minúscula subrayada, lo que nos indica que vamos a introducir un carácter Unicode; a continuación escribimos «387», que es el número del carácter GREEK ANO TELEIA en el sistema Unicode; por último damos a la tecla Enter o Espacio y ya está:

Ahora bien, no todos los diseñadores de tipos se han tomado la molestia de diferenciar este signo. Si escribimos una a continuación de otra dos frases similares que incluyan, por este orden, una un punto medio y la otra un punto alto, veremos que se diferencian bien cuando se escriben con el tipo Palatino Linotype, con dificultad con el tipo Anaktoria (aunque hay una diferencia mínima, ambos parecen puntos altos) y en absoluto con el tipo Ubuntu (ambos parecen puntos medios).

Por el mismo precio he descubierto que las comillas españolas («»), que también son para Dimitris caracteres «díscolos», se obtienen con el teclado griego politónico usando la combinación de teclas AltGr+, y AltGr+. respectivamente. Me lo apunto. Con lo que «molan».

· Categoría · Comentarios: Ninguno

A ver, que un profesor de Griego y Latín de educación secundaria puede pasar sin Diogenes. Pues sí, pero a mí me mola tenerlo instalado, y más en Vitalinux. Empiezo por el principio. Diogenes 3.2.0 (sin tilde, el título del programa está en inglés) es un software libre desarrollado por Peter Heslin, profesor de la Universidad de Durham, para acceder a las bases de datos de textos e inscripciones en griego y latín distribuidas en CD más usuales: el Thesaurus Linguae Graecae y el PHI principalmente.

Instalar

Como es práctica habitual en Vitalinux, podríamos pedir a sus gestores que lo instalaran por defecto en todos los ordenadores de los centros de secundaria de Aragón que corren con Vitalinux; ellos lo programarían en un pispás y en el siguiente arranque de sesión de cada ordenador, se instalaría solo. Pero Diogenes es un programa demasiado específico, un capricho en realidad, y no tiene sentido sobrecargar de software todos los ordenadores de un centro o de toda una comunidad autonómica. Lo instalaremos, pues, en el ordenador del departamento o de la sala de profesores que vayamos a usar, en local.

Hay que entrar en la sesión de un usuario que tenga permisos de instalación, como los usuarios «dga» o «profesor», no «alumno» ni «invitado». Primero descargaremos de la página web de Diogenes el archivo de instalación de Linux. Como es un archivo comprimido (de nombre “diogenes-linux-3.2.0.tar.bz2”), el sistema nos propondrá abrirlo con el «Gestor de archivadores». Le damos a «Aceptar», y se descargará. Cuando se haya completado la descarga, automáticamente el «Gestor de archivadores» nos mostrará el contenido del archivo comprimido. Tenemos que hacer clic sobre la carpeta del programa, dar al menú «Extraer» e indicarle el lugar del ordenador en el que queremos que lo extraiga; por ejemplo, en «Escritorio».

Escritorio de Vitalinux

Vamos al escritorio y abrimos la carpeta «diogenes-3.2.0». Hacemos clic en el documento «linux-installer.pl», y una ventana de diálogo nos preguntará qué queremos hacer con él. Damos a «Ejecutar» (no a «Ejecutar en el Terminal»). Aparentemente no ocurrirá nada, pero el programa se habrá instalado. Para comprobarlo, vamos al «Menú de aplicaciones > Educación» y allí estará el icono el programa, una delta mayúscula gris con el nombre «Diogenes». Así de fácil. Ahora hay que usarlo.

Usar Diogenes

Obviamente hay que tener uno o más CDs con las bases de datos en cuestión. Insertamos uno en el lector de CDs, por ejemplo el TLG-E, y esperamos a que el sistema lo detecte y monte la unidad (o bien montamos la imagen .iso que habremos creado previamente, pero esa es otra historia). Abrimos Diogenes y elegimos lo que queremos hacer con él.

Búsqueda por palabras en Diogenes

Pasajes encontrados en Diogenes

Por ejemplo, una búsqueda en la base de datos: buscamos la palabra ναῦς —así, en nominativo del singular— en toda la literatura griega y Diogenes la encuentra sin despeinarse. Dice que sale 4.636 veces y se muestra dispuesto a llevarnos a todos esos pasajes, empezando por el poeta elegíaco Teognis que en los versos 855-56 afirma muy en su línea que:

Πολλάκις ἡ πόλις ἥδε δί᾽ ἡγεμόνων κακότητα ὥσπερ κεκλιμένη ναῦς παρὰ γῆν ἔδραμεν. Α menudo esta ciudad por la maldad de sus líderes, como una nave fuera de rumbo, ha corrido junto a la costa.

Con lo peligroso que es eso, como sabemos todos los marinos, también los de salón. «Los barcos se pierden en tierra» decimos, expresión que dio para titular una recopilación de artículos de Arturo Pérez Reverte, el escritor y navegante.

O podemos navegar directamente a un pasaje concreto. A modo de ejemplo, he leído en Wikipedia en inglés (WP:EN), en el artículo relativo a Antiphellos, una antigua ciudad de la costa licia, que Estrabón (14:666) la sitúa erróneamente en el interior del continente. Abro Diogenes, elijo la opción «Browse to a specific passage in a given text», doy a «Go» y en la lista de autores selecciono a «Strabo Geogr. (0099)» y entre sus obras la «Geographica», libro 14, línea 666. No siempre sale todo bien a la primera, y esta vez la numeración de las ediciones usadas en el TLG-E y en WP:EN no coinciden. Por otro procedimiento descubro que la numeración del pasaje que busco en la edición del TLG-E es 14.3.7.

Navegación a un pasaje de Estrabón en Diogenes

Llego, ahora sí, a ese pasaje y efectivamente:

μεταξὺ δ’ ἐν τῷ λεχθέντι παράπλῳ νησία πολλὰ καὶ λιμένες, ὧν καὶ Μεγίστη νῆσος καὶ πόλις ὁμώνυμος, ἡ Κισθήνη. ἐν δὲ τῇ μεσογαίᾳ χωρία Φελλὸς καὶ Ἀντίφελλος καὶ ἡ Χίμαιρα, ἧς ἐμνήσθημεν ἐπάνω. En medio de la citada travesía de cabotaje hay muchas islas y puertos, entre los que están la isla Megiste y la ciudad del mismo nombre, y Cistene. Y en la parte del continente están Felo, Antifelo y Quimera, de la que hemos hablado más arriba.

Si no sé qué significa exactamente el término παράπλῳ, hago clic sobre él y, como Diogenes lleva incorporado el diccionario de Liddell, Scott & Jones A Greek-English Lexicon por cortesía de la Perseus Digital Library, se despliega a la derecha el texto la información que busco: παράπλοος ‘viaje costero o de cabotaje’ y también la parte de la costa por la que se hace ese viaje.

Pasaje de Estrabón con aclaración léxica en Diogenes

Finalmente llego a la conclusión de que no se equivocaba Estrabón, que de Grecia sabía un ᾠόν (discúlpenme ustedes el vulgarismo y el ripio), sino el lector inglés que entiende que μεσογαίᾳ solo puede significar el ‘interior del territorio’, cuando el propio diccionario LSJ, que ahora consulto en línea en philolog.us, recoje la acepción A. II. 2 ‘continente’ que es más apropiada a este pasaje. Así que no se equivocada Estrabón: por contraste con las islas que hay en esa zona de la costa, «en la parte del continente están Felo, Antifelo y Quimera». Cualquier otro día entraría a WP:EN a enmendarles la plana, pero hoy no me apetece: me basta con ponerlo bien en la versión española del mismo artículo, que he creado en la Wikipedia en español: Antifelo traduciéndolo del inglés.

¡Oooooooopa! Humanidades digitales llaman a esto. Todo hecho —incluyendo la escritura y edición de este artículo y sus ilustraciones— con Vitalinux, o sea, Linux.

· Categoría · Comentarios: Ninguno

Vitalinux se llama la distribución del sistema operativo libre GNU/Linux que poco a poco se está instalando en las escuelas e institutos públicos de Aragón. Para los curiosos, esta distribución está basada en Lubuntu, que está basada en Ubuntu, que está basada en Debian (ya sé, nadie es tan curioso). Vitalinux lleva incorporados por defecto dos tipos Unicode de amplio uso capaces de escribir en griego politónico: Palatino Linotype y Gentium. Hace un par de días pedí a los gestores del sistema —los bellos Arturo y Nacho, que me conceden todo lo que les pido— que añadieran al sistema un par de tipos más: Anaktoria y Aegean, ambos de Georges Douros, y ambos de uso gratuito si no hay ánimo de lucro.

Texto impreso con tipo Anaktoria

El tipo Anaktoria se inspira en el tipo para imprenta Grecs du Roi, del tipógrafo renacentista Claude Garamond; y sí, el nombre es el de la amada de Safo que se menciona en el fragmento 16 LP. Es un tipo muy bonito, bellísimo para mi gusto, lo más parecido que he visto a un tipo griego manuscrito, capaz —frente a los formales Palatino y Gentium— de dar sabor, de poner alma y olor de códice a cualquier texto. Tiene refinamientos tipográficos, como la ligadura para καὶ que solo se activa en interior de línea, pero se inhibe a final de línea. Disfrútese a modo de ejemplo este PDF con el pasaje de Dafnis y Cloe de Longo en el que Filetas define qué cosa es el amor. Impreso en papel de color crema, por ejemplo en DIN A3, y colgado en la pared de la clase, puede retar la curiosidad de los alumnos que ya hayan leído la novelita y estén al cabo de la calle de lo que en este pasaje se cuenta.

𐀠𐀲𐀪𐀝𐀓𐀱

Aegean es un tipo menos útil, y más curioso que bonito. Incluye los caracteres del silabario lineal B, del Disco de Festo, del silabario chipriota y de otros sistemas de escritura que no escribimos ni leemos habitualmente, pero que podemos encontrarnos escritos en páginas web. Por ejemplo en el artículo de Wikipedia en español sobre el lineal B (sin este tipo, solo verás cuadraditos blancos). O en el cuerpo de este artículo, que he titulado a la manera micénica como 𐀠𐀲𐀪𐀝𐀓𐀱, o sea, «pi-ta-ri-nu-ku-su» o, lo que es lo mismo, «Vitalinux».

· Categoría · Comentarios: 1

Pequeña es la que se ha armado con la declaración de Quim Torra en la que manifiesta su preferencia por la vía eslovena a la independencia. Pequeña para lo que se merece, porque nadie elige el modelo de guerra en un catálogo de venta por correspondencia o en un menú:

—Oiga, camarero, yo le he pedido una guerra de independencia eslovena, de diez días y con sesenta muertos. ¡Sesenta! Y esta guerra es croata, con veinte mil muertos y de cuatro años. ¡Pero bueno…! ¿Esto qué es?
» Seguir leyendo

· Categoría · Comentarios: Ninguno

Encontré en Twitter este poemita breve del poeta Riano de Creta, al que no conocía. Es breve y gracioso, así que lo traduje, porque ilustrar al que no sabe está en mi naturaleza y en mi oficio. Helo:

Ὧραί σοι Χάριτές τε κατὰ γλυκὺ χεῦαν ἔλαιον,
ὦ πυγά, κνώσσειν δ᾿ οὐδὲ γέροντας ἐᾷς.
λέξον μοι, τίνος ἐσσί, μάκαιρα τύ, καὶ τίνα παίδων
κοσμεῖς; ἁ πυγὰ δ᾿ εἶπε “Μενεκράτεος”.
» Seguir leyendo

· Categoría · Comentarios: 2

Lo reconozcamos o no, todos los profesores de Griego de bachillerato españoles somos epígonos de Jaime Berenguer Amenós. Estudiamos con sus libros y muchos preparamos nuestras primeras clases con ellos. Pues bien, de sintaxis oracional nos salían cuando estudiábamos unos cuantos folios: que si subordinadas completivas interrogativas indirectas simples o dobles, que si completivas de temor con μή o μή οὐ, que si subordinadas adverbiales condicionales con periodo hipotético de tipo irreal… Pues mire usted, D. Jaime, mis alumnos y yo con lo que cabe en un folio incluyendo los ejemplos, vamos que chutamos (y luego así va España, claro).

» Seguir leyendo

· Categoría · Comentarios: 2

Hoy se cumplen exactamente diez años desde el 1 de octubre de 2008. Ese día cinco juramentados creamos —a la salida de una reunión de coordinación de las PAU, ¿cuándo si no?— un grupo de Google que abrimos a todos los profesores de clásicas de secundaria de Aragón. Nos guiaba la ilusión de rozarnos un poco y hacer cosas divertidas juntos. Lo llamamos Aragón Clásico en la estela de la web Extremadura Clásica del gran Carlos Cabanillas, y hoy lo formamos más de 100 profesores. Esto hay que mojarlo, por supuesto.

» Seguir leyendo

· Categoría · Comentarios: Ninguno

Estos días pasados ha soplado un huracán en el mar Jónico, un medicán (de Mediterraean hurricane), que ha afectado sobre todo al Peloponeso. Los griegos lo han llamado Zorbas, y aunque lo peor ya ha pasado, hay cuatro desaparecidos. La navegante y escritora Ana Capsir lo ha pasado en la marina de Kalamata, como menciona de pasada en una entrevista en Radio Exterior de España (minutos 09:40 a 26:45).

» Seguir leyendo

· Categoría · Comentarios: 1

Llevaba tiempo mosqueado con la etimología de este término mecánico y marinero: «cabrestante: Torno de eje vertical que se emplea para mover grandes pesos por medio de una maroma o cable que se va arrollando en él a medida que gira» (DLE de la RAE). Joan Corominas no lo tiene claro, y la RAE —que tampoco— apunta que «cabrestante» derivaría de un occitano medieval cabestran.

» Seguir leyendo

← Anteriores Posteriores →